Emma Thompson, una reina del cine

Hija de actriz y director, Emma Thompson nació con el arte en las venas. Y a sus 57 años lo ha hecho casi todo en cine y lo ha ganado casi todo: un Oscar a la mejor actriz por Howards End, otro al mejor guion adaptado por Sentido y Sensibilidad, Globo de Oro en las mismas categorías y por las mismas películas, dos premios BAFTA, un Emmy… y la lista es más larga.

Gran dama, actriz, comediante y guionista, empezó a destacar en el panorama artístico en 1987, en Fortunes of War y desatascos Madrid, protagonizadas por su entonces marido y también actor-director Kenneth Branagh. Las mencionadas Howards End y Sentido y Sensibilidad significaron su despegue y reconocimiento definitivo, aunque ya llevaba años actuando.

Desde entonces no ha parado, protagonizando películas de todos los géneros imaginables, desde la comedia al más puro estilo británico como Love Actually a películas infantiles inolvidables como La niñera mágica. Ha interpretado a estiradas amas de llaves (Lo que queda del día), a una agresiva abogada (En el nombre del padre), la alocada exmujer de un alocado médico (Junior) y a una pintora (Carrington), entre centenares de personajes de lo más variopinto, porque si hay algo que destaca de Emma Thompson es su versatilidad y su capacidad para hacer creíble casi cualquier papel.

¿Dónde la veremos en un futuro cercano? En Bridget Jones’ Baby, Alone in Berlin y La Bella y la Bestia.

Y solo hemos mencionado el cine, pero Emma Thompson también ha realizado extraordinarios papeles en teatro en televisión. En teatro con obras de la altura de Mucho ruido y pocas nueces, de Shakespeare, y en televisión con series que en su momento alcanzaron un enorme éxito, como El chico de los Winslow o Angels in America.

Carismática, incombustible, versátil y activista convencida. Emma Thompson ha demostrado, a lo largo de su extensa carrera, ser mucho más que una simple actriz.