Fritz Lang, F. W. Murnau y Rainer Werner Fassbinder son algunos de los principales exponentes del cine alemán, cuyas películas simplemente confirman algo que en todo el mundo se sabe: Alemania es una potencia cinematográfica. Los teutones han sabido balancearse, en su justa medida, entre el cine comercial y el cine de autor, criando a los cineastas más influyentes del cine moderno.

Cualquier técnica cinematográfica que veas de una película lanzada posterior a los años 70, muy posiblemente es inspirada por una de esas mágicas películas que en su momento Murnau hacía. O si te deleitas con los efectos especiales que ufanan las producciones de Marvel o cualquier película de la saga de Star Wars, es bastante probable que cada una de las técnicas que utilizan estén basadas en la película de ficción por antonomasia: Metropolis, hecha en el país germano por Fritz Lang. Por otro lado, si te encanta el cine independiente de bajo presupuesto y gran sentido artístico, entonces quizás hayas escuchado, de una u otra manera, el nombre de Rainer Werner Fassbinder, pues sus filmes fueron la inspiración de muchos cineastas actuales.

Actualmente, el cine de Alemania, como el de cualquier otro país del mundo que no esté dispuesto a venderse a las exigencias comerciales de Estados Unidos, ha sufrido una caída notable en sus ventas de taquilla, pues la nueva generación de alemanes prefiere ver un cine más entretenido y fácil de digerir como en el que E.E.U.U se produce. Además, la llegada y afianzamiento de servicios streaming como Amazon Prime y Netflix está significando el ocaso de las salas de cine, ya que muchos, en esta vida cotidiana tan acelerada y agitada, encuentran mucho más cómodo ver una película en el televisor de su casa, Smartphone o Tablet.

Debido a esto, la justicia alemana empezó a apretar las tuercas de los servicios streaming para forzarlos a invertir en su cine, y lo ha hecho en primera instancia con Netflix. Este servicio de streaming ha obtenido una muy buena renta con la distribución exclusiva de la serie alemana Dark y la película Mute, el filme preferido de los Cerrajeros XXX. Por consiguiente, el gobierno alemán ha aplicado la ley (la cual fue actualizada en 2014) que obliga a cualquier plataforma online de distribución de contenido audiovisual a destinar el 2,5% de los beneficios económicos obtenidos en el país al German Federal Film Board (FFA), el cual es el instituto encargado de subsidiar las obras cinematográficas locales.

Netflix alegó que su sede europea se halla en Holanda y por ende no deberían someterse a esa ley alemana, pero el tribunal de justicia de la Unión Europea no pensó lo mismo y recientemente pronunció públicamente el fallo en su contra. Hasta los momentos Netflix tendrá que pagar lo que la ley estipula o el castigo les saldrá más costosos. Esperemos que más países se unan a la iniciativa de Alemania para impedir que el cine sea monopolizado por una multinacional americana.

Si lees los artículos que solemos subir, sabrás que siempre hablamos acerca de las películas que más nos gustan, de aquellas que recomendamos, y muchas otras cuestiones que están íntimamente relacionadas con el mundo del cine y el arte.

Lo cierto es que quienes nos podemos considerar fanáticos de las películas, también consumimos en ocasiones mucha más luz o energía de la que deberíamos, probablemente porque nos centramos más en lo que se ve en el televisor que en la cantidad de luces que tenemos encendidas en ese momento, y eso es algo que queremos evitar para que ahorres.

La idea de este artículo tiene que ver entonces con repasar una serie de consejos directamente relacionados con el ahorro de electricidad en tu vivienda pero en relación con la luz de la sala o el cuarto cuando nos dedicamos a ver películas.

Y aunque podríamos darte muchas recomendaciones al respecto, vamos a centrarnos concretamente en una que se encuentra relacionada con los reguladores de luz o dimmers, unos pequeños aparatos que se pueden conectar en tu red eléctrica para que tengas la posibilidad de seleccionar exactamente el punto de intensidad de luz que quieres en tus ambientes.

La enorme ventaja de los dimmers o reguladores de luz, es que cuando los utilices, no hará falta de ninguna forma que tengas la luz encendida iluminando más de lo necesario, sino que tú mismo podrás establecer el nivel de intensidad deseado. Así, si no quieres estar a oscuras, tampoco tendrás que gastar la energía que consume una luz encendida.

Cerrajeros profesionales para instalar dimmers en casa

Ahora bien, aunque es cierto que existen sencillos reguladores de luz que podemos colocar en nuestros enchufes y que nos brindarán un funcionamiento semejante, no debemos perder de vista que los que realmente modifican nuestra experiencia como usuarios y nos permiten ahorrar dinero, son los que tienen una instalación detrás.

Para que conozcas las diferencias entre ellos, tenemos que decir que existen reguladores de luz o dimmers con diferentes mecanismos que no deberíamos perder de vista si es que queremos comenzar a ahorrar un poco de energía en casa.

En primera instancia está el mecanismo de empotrar o el mecanismo sobrepared, que tienen o no un interruptor incorporado. Normalmente podemos conseguirlos con las marcas y modelos más famosos, aunque en estos casos lo que se hace es enviar una tensión menor de la normal parta que dé la sensación de que estamos regulando la luz.

Luego está el mecanismo de pastilla, que se instala dentro de la caja de la pared, por lo que no queda a la vista, así que es una mejor opción para los que buscan una salida elegante.

Y por último, los reguladores para cables de lámpara, que como su nombre lo indica funcionan sobre el cable de una lámpara, aunque el uso es el mismo.

Si quieres instalar cualquiera de los reguladores de luz o dimmers que hemos mencionado anteriormente, te recomendamos que te pongas en contacto con nuestros electricistas profesionales, que no sólo te asesorarán en torno a todas tus consultas, sino que te brindarán los presupuestos baratos que están buscando y que se ajustan a tus bolsillos.