Todos alguna vez nos hemos preguntado si estamos solos en este universo, es tanto así que científicos aún se encuentran como locos buscando vida en alguna parte del universo, o buscando algún planeta que posea una atmósfera igual de habitable que nuestro querido planeta, pero en el caso de que se encontrara este planeta ¿te has preguntado cómo sería en verdad?

¿Qué harías tu si lo encontraras? o pongámoslo de otra manera ¿qué harías tú si encontraras un planeta exactamente igual a la tierra, con las mismas personas pero estas poseen personalidades diferentes? ¿Qué pasaría si te encuentras con otro tú?

Para reparar un acontecimiento que puso fin  su carrera, ilusiones y metas una inteligente chica, con sueños de ser Astrofísica, Rhoda Williams visualiza un mundo idéntico al nuestro en una noche, donde el cielo se manifestó como un espejo, reflejando este increíble mundo, que a lo largo del filme fue denominado la Tierra 2.

Sin tenerle miedo a lo desconocido y buscando una nueva oportunidad, esta chica busca develar los misterios detrás de este impactante suceso que ocurre frente a sus narices, pero además buscando remendar el error atrás cometido con John Burroughs.

En esta espectacular cinta nos adentramos en el mundo de la segunda tierra, pues nuestra protagonista ve con grandes ojos el poder conocer otro mundo exactamente igual al nuestro y hacer las cosas de un modo diferente al modo que la hizo perder todos sus sueños e ilusiones. Pero esta película no solo está llena de segundas oportunidades, sino que nos brinda una historia de amor, algo inverosímil, pero que de alguna manera es atrapante y peligrosa, en la que nos daremos cuenta que de todos los misterios que pueden existir en el universo, tal vez el enigma más difícil de revelar seamos nosotros mismos.

La escenografía, el dialecto, los diálogos y la trama de esta maravillosa película, hacen sin lugar a dudas que quieras verla más de una vez, ya que encontrarás más que interesante ver qué hay detrás de un espejo donde puedes encontrar un mundo como el nuestro.