Si lees los artículos que solemos subir, sabrás que siempre hablamos acerca de las películas que más nos gustan, de aquellas que recomendamos, y muchas otras cuestiones que están íntimamente relacionadas con el mundo del cine y el arte.

Lo cierto es que quienes nos podemos considerar fanáticos de las películas, también consumimos en ocasiones mucha más luz o energía de la que deberíamos, probablemente porque nos centramos más en lo que se ve en el televisor que en la cantidad de luces que tenemos encendidas en ese momento, y eso es algo que queremos evitar para que ahorres.

La idea de este artículo tiene que ver entonces con repasar una serie de consejos directamente relacionados con el ahorro de electricidad en tu vivienda pero en relación con la luz de la sala o el cuarto cuando nos dedicamos a ver películas.

Y aunque podríamos darte muchas recomendaciones al respecto, vamos a centrarnos concretamente en una que se encuentra relacionada con los reguladores de luz o dimmers, unos pequeños aparatos que se pueden conectar en tu red eléctrica para que tengas la posibilidad de seleccionar exactamente el punto de intensidad de luz que quieres en tus ambientes.

La enorme ventaja de los dimmers o reguladores de luz, es que cuando los utilices, no hará falta de ninguna forma que tengas la luz encendida iluminando más de lo necesario, sino que tú mismo podrás establecer el nivel de intensidad deseado. Así, si no quieres estar a oscuras, tampoco tendrás que gastar la energía que consume una luz encendida.

Cerrajeros profesionales para instalar dimmers en casa

Ahora bien, aunque es cierto que existen sencillos reguladores de luz que podemos colocar en nuestros enchufes y que nos brindarán un funcionamiento semejante, no debemos perder de vista que los que realmente modifican nuestra experiencia como usuarios y nos permiten ahorrar dinero, son los que tienen una instalación detrás.

Para que conozcas las diferencias entre ellos, tenemos que decir que existen reguladores de luz o dimmers con diferentes mecanismos que no deberíamos perder de vista si es que queremos comenzar a ahorrar un poco de energía en casa.

En primera instancia está el mecanismo de empotrar o el mecanismo sobrepared, que tienen o no un interruptor incorporado. Normalmente podemos conseguirlos con las marcas y modelos más famosos, aunque en estos casos lo que se hace es enviar una tensión menor de la normal parta que dé la sensación de que estamos regulando la luz.

Luego está el mecanismo de pastilla, que se instala dentro de la caja de la pared, por lo que no queda a la vista, así que es una mejor opción para los que buscan una salida elegante.

Y por último, los reguladores para cables de lámpara, que como su nombre lo indica funcionan sobre el cable de una lámpara, aunque el uso es el mismo.

Si quieres instalar cualquiera de los reguladores de luz o dimmers que hemos mencionado anteriormente, te recomendamos que te pongas en contacto con nuestros electricistas profesionales, que no sólo te asesorarán en torno a todas tus consultas, sino que te brindarán los presupuestos baratos que están buscando y que se ajustan a tus bolsillos.

El señor Martín Scorsese ha vuelto a arremeter contra el cine, como si con sus últimos bodrios cinematográficos no hubiese sido suficiente. Esta vez se ha enfocado en despotricar el sentir general de los usuarios de la web de apreciación y valoración cinematográfica Rotten Tomatoes.

Durante su paso por el TCM Film Festival, en donde se entregaba el Osborne Award, el otrora aclamado director estadounidense profirió palabras que acusan manifiesta decadencia de su óptica cinematográfica, proclamando un preocupante estado actual de la industria del cine, tanto de la distribución de los filmes como de la recepción de los críticos.

Martin Scorsese reporta, en una entrevista realizada en el festival mencionado, que todas las imagines están siendo agrupadas en un concepto al que la mayoría de críticos llaman “contenido”, por lo tanto, todos los siguientes contenidos audiovisuales valen lo mismo, según el director americano: Lawrence de Arabia, un episodio de televisión, un comercial del Super Bowl, un tutorial de youtube y un nuevo tráiler.

Además, matizó que si un sentido apegado a una película en específico, entonces obviamente puede ser mutilada, mostrada por segmentos y ser olvidada ulteriormente.

Marty, como sus amigos cercanos le conocen, ha sido Dios y mendigo a partes iguales, creando hitos cinematográficos como Taxi Driver (1976) y Toro Salvaje (1980) y maravillas escatológicas como Silence (2017) y Shutter Island (2010). Aun así, es el cineasta predilecto de los cerrajeros 24 horas Sevilla, a pesar de la constante involución que ha sufrido con el paso del tiempo y a medida que se fue convirtiendo en una deidad para el cine comercial.

Asimismo, la doble moral de Marty lo ha llevado a criticar a entidades que el tanto estima y que son promotores actuales de su fama y vigencia como lo son Youtube y los demás servicios streaming (Netflix, Hulu, etcétera). The Irishman su nueva película para Netflix es clara muestra de su doble sentir. Manifestó el temor que tiene del reduccionismo que pueda padecer su película al ser lanzada en una plataforma como esa, ya que no piensa que sus filmes son meros contenidos de consumo que pueden ser consumidos y olvidados.

La verdad es que uno es lo que hace y no lo que dice, por lo que sus películas están ineluctablemente condenadas a ser digeridas y defecadas como buenos laxantes que son. Bueno, todo depende del espectador, a algunos les provocará defecar mientras que para otros el efecto no es tan nocivo y la recibirán como un soporífero de pesadillas.

Volviendo al asunto Rotten Tomatoes, en el cual Marty también incluye a CinemaScore, el cineasta manifiesta que la idea de que está páginas juzguen y descarten a cualquier película de manera instantánea es horrible. Nada que objetar a ese sentir de Marty, pues a mi parecer está en todo lo correcto, salvo que tampoco me parece una idea muy bonita crear películas cada tanto para vender solamente; por lo que el descarte que realizan estas páginas puede ser injusto, pero al mismo tiempo es necesario para la depuración de lo que vemos.

Se trata de una coproducción entre España y Estados Unidos recién estrenada hace apenas una semana. Esta película ha sido producida por un gran elenco: Apaches Entertainment, Telecinco Cinema, Participant Media, Lionsgate y RiverRoad Entertainment, y la ayuda de los efectos de la cerrajeria, gracias a los grandes profesionales de cerrajeros de la zona.

Esta película mezcla el drama fantástico, con problemas de acoso escolar, una enfermedad y monstruos.

El argumento de la película se centra en un niño de 12 años llamado Connor que sufre tras la separación de sus padres. Poco a poco debido a problemas que asolan en su hogar, él será el que tenga que hacerse cargo de su propia casa. Tras la separación y la grave enfermedad de su madre; una enferma de cáncer.

EL pobre debe y quiere superar todos sus miedos, pero esto no lo consigue el solo. Sino junto a un monstruo que le ayuda tanto en sus fantasías como con los golpes de realidad que sufre por su fría abuela.

Esta nueva y esperada película ha conseguido encoger el corazón de todos sus espectadores y saltando las lágrimas de casi todos ellos. Esta película dirigida por J.A. Bayona está recibiendo unas críticas excepcionales. Esta es la tercera película de una trilogía de relaciones maternofiliales tras las entregas de ‘El orfanato’ y más tarde ‘Lo imposible’.

Un monstruo viene a verme llega tan sólo 4 años después del súper taquillazo de ‘Lo imposible’. Y tan solo unos días más tarde de su estreno, ya es el mejor estreno de nuestro país de todo el año 2016.

Es cierto que esta película te remueve muchísimas y diferentes tipos de emociones. Se trata de una película increíble y preciosa, que te hace pensar en muchas cosas que quizá durante mucho tiempo hayas tenido olvidadas o perdidas en tu cabeza. Mezcla momentos muy motivos, mágicos y enternecedores con un verdadero drama del que muchos hemos podido ser víctimas.

Con un guion aparentemente sencillo esta película consigue que los espectadores apenas puedan moverse de la butaca y que, incluso, se queden sin respiración por momentos. Un thriller de los de antes, de los que sacan partido a un argumento aparentemente demasiado simple, en el que no hay muñecos monstruosos ni personajes futuristas. Solo cuatro personajes que consiguen crear momentos de auténtica angustia.

La película gira en torno a un golpe perfecto que acaba resultando no serlo. Un grupo de ladrones de poca monta que planean el robo en casa de un millonario ciego. Pero la víctima fácil acabará no siendo tan ingenuo ni tan inofensivo y se convertirá en el auténtico verdugo. Un hombre atormentado por la muerte de su hija, que no ha podido tocar la indemnización que recibió por ello y que la guarda como si quemara.

Los ladrones lo saben y están dispuestos a dar el golpe de su vida. Tan fácil como engañar al ciego y llevarse el botín. Pero evidentemente la cosa no podía ser sencilla y todo se tuerce hasta límites casi inimaginables. Tanto, que acabarán luchando por salvar su vida. El millonario invidente tiene el resto de sentidos tan agudizados que basta una respiración para saber dónde están los ladrones y tenderles trampas para “cazarlos”. Porque sus intenciones son tan poco honestas como las de los ladrones.

Su casa está llena de obstáculos y cerraduras. Y, para colmo, tiene un perro casi tan feroz como él. Entrar en la casa es fácil. Salir de ella no. De esta manera se vuelven los papeles y los malos acaban convirtiéndose en las víctimas de un desequilibrado mental con muy malas intenciones y peores artes, a pesar de su ceguera. Y es que maneja bien los espacios, pero aún mejor herramientas nada inofensivas para atacar a los que han osado entrar en su casa.

Cada escena es un sobresalto, lo más inverosímil parece hacerse realidad y la película acaba dejando realmente sin respiración a los espectadores.

Si aún no has sido testigo de esta historia, recomendamos que le des una oportunidad, ya que es una de esas historias que pueden cambiar de diversas formas tu manera de pensar y tu manera de ver el mundo, ya que, aunque es definitivamente una historia de romance, la convicción que poseen los personajes de esta apasionante cinta es descomunal.

Descubre a través de las interpretaciones que realizan Emilia Clarke y Sam Claflin, lo grandioso de darlo todo para entrar en la vida de alguien, en cambiar tanto el significado de la vida de una persona, que en algún momento de la misma podría decir que “Yo antes de ti” era otro.

La vida de Lou Clark, una alegre, divertida, soñadora y positiva joven de veintitantos años, la cual jamás ha salido de su pueblo, pero que tendrá que hacerlo, ya que su familia tiene graves problemas financieros y necesita de su ayuda para mantener la estabilidad económica de su hogar. Todo cambia al toparse en su camino laboral con Will Traynor, un encantador y exitoso hombre de negocios oriundo del mismo pueblo del cual salió Lou, pero quien ha sufrido un accidente de tránsito en el cual quedó parapléjico, teniendo que pasar el resto de su vida en una silla de ruedas, y debido a esto, su actitud hacia el mundo y la vida cambió radicalmente, queriendo incluso suicidarse.

Lou se encarga del cuidado de Will, y su extraordinaria forma de ser origina en Will un deseo de vivir nuevamente, pues el mensaje que Lou le tratara de transmitir constantemente es que, aún en condiciones adversas, siempre habrá algo por lo cual aún vale la penar estar vivo. Esta cinta la exhiben en ocasiones en la sala de espera de desatascos antencion urgente Valencia, y película por la cual los gerentes realizaron un viaje al Reino Unido solo para disfrutar de los maravillosos escenarios que nos brindó la cinta.

En tiempos de crisis, de decadencia, de depresiones, de tristezas, de desempleo y de pobreza, las risas tienen muchísimo más valor. Hacer reír es muy difícil. Que se lo pregunten al bueno de José Mota, hilarante e ingenioso por lo general con sus habituales sketches pero cercano al patetismo y al ridículo en su interpretación como protagonista en la serie ‘El hombre de tu vida’.

Nos apetece sonreír a todos, por supuesto, hasta en los momentos más delicados y adversos, como puede ser quedarte fuera de una propiedad, por perdida de llaves o robo de las mismas, por ello puede contactar con la empresa de cerrajeria 24 horas. Reír es sano, algo necesario; sus beneficios están más que demostrados por la medicina. Y para lograr una carcajada limpia y sincera, quién mejor que el bueno de Rowan Atkinson.

Los años pasan y el ingenio plasmado en la confección de su personaje Mr. Bean parece ir en crecimiento. Aunque los intentos de este “señor judía” de triunfar en la gran pantallas no ha sido todo lo exitosos que podrían haber sido –eso sí, las películas tampoco son ningún bodrio catastrófico en comparación con muchas comedias contemporáneas que se hacen, todo lo contrario-, revisar los sketches de Mr. Bean cada vez se ha vuelto una tarea más memorable.

Patoso, huraño, tacaño, sociópata, problemático, infantil, solitario, hipocondriaco… Pero también carismático y entrañable. Las aristas de este personaje harían reír hasta al mayor muermo que pueble la faz de la Tierra. Para el recuerdo quedarán escenas como la de la cabeza del propio Bean metida en el pollo en Navidad, la del cabezazo a la mismísima Reina Isabel II de Inglaterra, la del vértigo a tirarse desde lo alto de un trampolín, la de la peripecia como peluquero patoso que lleva a cabo una sigilosa sustitución, la de Bean como pintor de una escuela que ha de retratar con pudor a una mujer desnuda, etcétera. También nos harán reír su relación con el osito de peluche o las aventuras emprendidas con su vehículo Mini. A reír, que son dos días. Y a ver a Mr. Bean.

Igual que en Francia en los años sesenta explotó un movimiento cinematográfico tan brillante como la Nouvelle Vague, en Gran Bretaña le tocó al Free Cinema acaparar los focos de la creación fílmica. Entre los directores británicos que abogaron por una sensibilidad especial y por discursos profundos e interesantes, Tony Richardson ocupó un papel importante. Suya fue la cinta de 1962 ‘The Loneliness of the Long Distance Runner’ (‘La soledad del corredor de fondo’), que contó con el guión de Alan Sillitoe y la música de John Addison.

La película retrata la peripecia vital de Colin Smith, un joven que vive en un barrio popular junto a Nottingham y que se convierte en arquetipo juvenil de las penurias que tenía que pasar la clase obrera. Es la propia dictadura de las circunstancias y de la miseria la que le lleva a robar en una panadería, hecho que se traduce en el ingreso de Colin en un reformatorio.

Una vez dentro del centro penitenciario para jóvenes, repleto de chavales pertenecientes a familias de condición humilde, Colin Smith tiene un comportamiento normal e incluso colabora con el director y con los responsables. Entre las actividades cotidianas del centro, el atletismo ocupa un papel muy destacado; Smith demuestra una habilidad innata para la carrera continua, lo que despierta la admiración del director del centro, quien debe enfrentarse en unos juegos deportivos a otra institución rival. Smith se convierte en su chico predilecto.

Pero Colin Smith en el fondo es rebelde y su alma está hecha de ganas de justicia. La aparente buena sintonía con los responsables del centro es sólo una artimaña; el día de la gran competición de atletismo contra la institución rival, el joven corre y corre hasta sacarle una ventaja considerable a su principal adversario. Entonces el poder, representado en la figura del director, está feliz y contento, un hecho que hace que Smith sea consecuente con sus principios y decida pararse en seco para dejarse perder. Toda una lección de dignidad, de lucha y de rebeldía la que nos dio el personaje de Colin Smith sin duda.

Esto se puede comprobar espectacularmente haciendo algunas reseñas acerca de las últimas películas que han manifestado al Jazz como una de sus principales propuestas cinematográficas, por lo que causalmente estas producciones han tenido un gran éxito de taquillas y galardones por montón.

Algunas de estas producciones son:

Whiplash (2014) la película favorita de los trabajadores de Electricistas Madrid.

Nos narra la historia de un talentoso baterista que busca abrirse paso dentro una de las mejores orquestas de música del país, en este caso hablamos del Conservatorio de Música de la Costa Este en los Estados Unidos, lugar en el que Andrew Neiman (nombre de nuestro protagonista) estudia, el se destaca por ser un baterista de Jazz. Este chico sueña con la grandeza de que su nombre sea escuchado en la cima de la escala musical, por lo que se verá envuelto en los métodos de enseñanza de Terence Fletcher, un talentoso y riguroso maestro, quien dirige esta espectacular orquesta, el conjunto de Jazz en el cual Andrew es elegido, por lo que cambia radicalmente su vida desde ese momento.

Los aristogatos (1970) producción cinematográfica favorita de los dueños de Fontaneros de Madrid.

Un clásico tanto de la literatura como del cine, pues esta extraordinaria película e historia infantil, alberga un sentimiento musical, donde la expresión del Jazz es determinante en las numerosas escenas de baile y música, pues la expresión de “todos quieren ya ser gatos Jazz” quedo marcada por varios años en una generación. En un viaje en el cual deben embarcarse una elegante Madre felina y sus pequeños mininos para volver a la vida que les fue arrebatada por motivos de ambición, esta historia está llena de alegrías, tristezas, romance y música.

Ray (2004) historia musical favorita de los gerentes de cerrajeros Marbella.

Sin duda alguna una de las más emblemáticas de la primera década del siglo XXI, pues este personaje nos enamoró con su increíble música y su perspectiva de las cosas, la vida de Ray Charles es sin duda alguna motivo de inspiración para muchas personas que poseen discapacidades, pero que de alguna forma salen adelante y triunfan con sus propias habilidades. Embárcate en esta musical historia, llena de tragedias, éxitos, superaciones y un importante mensaje de reflexión para la humanidad.